La arquitectura y el oficio. Hablan profesionales (VII). Marián Paredes: “La arquitectura es Arte, capaz de producir y causar emociones.”

Esta séptima entrega de la revisión de la profesión arquitectónica nos trae a nuestra colaboradora más internacional. No en vano la contemplan cuatro países en dos continentes diferentes. Un ejemplo de adaptabilidad y, por qué no decirlo, globalización. Una voz autorizada para comprender la dimensión artística de una disciplina siempre sujeta a las presiones de la funcionalidad y el mercado, pero, como ella misma dice, “el arquitecto es sociólogo a la vez. Porque estudia al ser humano, su forma de habitar, sus necesidades, y sólo después de una profunda reflexión da respuesta al programa planteado.”

¿Qué debe ser, u ofrecer un profesional de la arquitectura?

El arquitecto debe ser artista, sociólogo, y constructor a la vez. La profesión de arquitectura es tan compleja que un buen profesional debe ofrecer estos servicios en aras de lograr un buen proyecto.

El arquitecto debe ser artista, porque la arquitectura debe ser concebida como una obra de arte al servicio de los ciudadanos. Estoy completamente convencida de que los espacios que los arquitectos generamos en nuestros proyectos son transcendentales y definen la vida de las personas. La arquitectura tiene el privilegio de causar muchas emociones, por eso yo la defino como la “gran pieza de arte”. No sólo la ves, como la pintura o la escultura, o lo escuchas como la música, sino que la vives, la sientes, te mueves en su interior, y crea el espacio en el que se desarrolla la vida. Por eso los arquitectos tenemos una tarea tan importante. Y por ello el arquitecto es sociólogo a la vez. Porque estudia al ser humano, su forma de habitar, sus necesidades, y sólo después de una profunda reflexión da respuesta al programa planteado. El proyecto es el resultado final de un profundo análisis de la sociedad. Es ese valor social de la arquitectura el que me atrae. Por otra parte los arquitectos somos también constructores. Diseñamos la construcción de los edificios y creamos ciudades, y todo para la sociedad en la que vivimos. La profesión de arquitectura ofrece varios servicios en uno, porque al ser una tarea compleja, importante y transcendente debe atender a múltiples disciplinas.

¿Cómo valoras tus experiencias trabajando en el campo de la arquitectura?

Mis experiencias hasta el momento trabajando en el campo de la arquitectura han sido muy satisfactorias. He tenido la oportunidad de desarrollar mi labor profesional en diversos estudios a nivel nacional e internacional, en proyectos muy interesantes.

En España comencé mi carrera de arquitecta en el estudio Summa 7, con María Estévez. Posteriormente he trabajo en el estudio de arquitectura ZC con Juan Zaballa, y en la oficina de arquitectura de Eva Penado. En el campo del urbanismo he trabajado en el Ayuntamiento de Vigo, en la oficina de Urbanismo y Planeamiento.

Mi deseo de vivir nuevas experiencias y enriquecerme profesional y personalmente me ha llevado también a trabajar en otros países de Europa: En Irlanda, en la firma Jack Coughlan Associates y en Italia en el despacho Silvano Buzzi & Associati.

Después de trabajar en Europa, decidí dar el salto a Estados Unidos y desarrollar mi labor profesional en Nueva York. Tras trabajar en el estudio Architect´s Rule, actualmente trabajo en la firma Helpern Architects. realizando interesantes estudios y proyectos para la construcción de nuevos hoteles.

Todas han sido experiencias enriquecedoras, en las que he podido demostrar mi talento y desarrollar mi labor con profunda satisfacción.

Marian

La arquitecta, en uno de sus proyectos en Irlanda.

¿Cuál es tu proyecto soñado y cuáles son tus mejores armas para conseguirlo?

Cada proyecto es un sueño. Cada uno tiene sus propios requisitos, la necesidad de adaptarse al enclave en el que va a ser construido, y un programa diferente. Cada proyecto es una oportunidad única de construir ciudad, de seguir creando espacios para el ser humano. Cada proyecto es un reto para seguir mejorando y ofreciendo un servicio de calidad. Ahora mismo estoy inmersa en el proyecto de un hotel de una conocida firma hotelera española que se implantará en Estados Unidos. El proyecto estará situado en Times Square, y será un componente más de la trama de Manhattan. Por eso estamos cuidando con esmero los detalles de la fachada, que serán visibles y parte de la configuración de la ciudad. Pero también estudiamos al detalle los espacios interiores, que definirán el confort del viajero y dejarán una profunda huella en su paso por la ciudad. Cada proyecto es la oportunidad de mejorar la imagen de la ciudad y hacer nuestra aportación a la sociedad.

Las armas con las que cuenta el arquitecto para enfrentarse a cada proyecto son su bagaje profesional, los conocimientos adquiridos y las experiencias vividas. Por eso considero muy importante para esta profesión viajar. Conocer y enfrentarse a nuevas culturas y diferentes realidades es fundamental para todo arquitecto. Es requisito indispensable también tener una gran sensibilidad artística. Al final la arquitectura es Arte, capaz de producir y causar emociones. Por ello cada proyecto es un nuevo reto de superación y la oportunidad de construir y hacer realidad un sueño.

Anuncios