“Dios en persona” de Marc-Antoine Mathieu (Ed. Sinsentido, 2009)

Los humanos hemos conseguido algo que considero muy complicado, convertir los extremos en hábito. Cuando era pequeño, mi padre, cuando se despedía de mí y de mis hermanos siempre lo hacía con una frase que venía a decir más o menos lo siguiente: “Sed regulares, ni buenos ni malos.” Yo la consideraba más una forma de hablar que otra cosa, una forma mínima de originalidad, casi como un ejercicio de psicología inversa, tratar a un niño como un adulto, hacerle ver que tiene elección. No soy consciente de que hubiese objetivos ocultos en sus palabras, pero con el paso del tiempo las he llegado a ver como una rareza.

Es en este aspecto, “Dios en persona” es una obra de total ciencia-ficción. Y no es porque Dios se materialice. Que baje a la Tierra, se quiera apuntar al censo y comience a explotar (económicamente) su nombre e imagen. Creando su logo, como cualquier empresa. Lo más sorprendente es que la gente se lo crea. Llegar a un punto en el que se acepten las pruebas de su existencia. Porque, afrontémoslo, en nuestra sociedad de la información, de la imagen, donde ya parece que lo hemos visto y oído todo (que triste me pone afirmar esto, y que ignorantes somos por creérnoslo) y que todo tiene truco y es producto de la mente de algún creativo.

Por supuesto, llegados a este punto, el planteamiento adquiere una dimensión clave. El cómic está estructurado en torno al circo mediático que se forma en torno a la aparición de Dios. Pero no el hecho en sí, sino como lo contarían la prensa, películas, testimonios, etc… el proceso judicial que la humanidad (cada humano) comienza contra Dios. Por desatender los ruegos y súplicas, por permitir penurias y, en definitiva, por crearnos y después dejarnos solos.

Una vez introducidos los temas, presentados y habernos sorprendido, la ocasión es ideal para introducir aquellas preguntas que siempre tenemos en la cabeza. Bueno, que siempre tenemos en la cabeza cuando decidimos torturarnos con el origen, destino y objetivos de nuestra existencia, o, simplemente, estamos demasiado aburridos como para, en vez de vivir, pensar.

Anuncios

One Response to “Dios en persona” de Marc-Antoine Mathieu (Ed. Sinsentido, 2009)

  1. Terence says:

    Hello just wanted to give you a quick heads up.
    The words in your content seem to be running off the screen in
    Firefox. I’m not sure if this is a format issue or something to do with browser compatibility but I thought I’d post to let you know.
    The design look great though! Hope you get the
    issue solved soon. Thanks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: