“La dignidad no se come” en Granitte & Rainbow

Granitte & Rainbow es una nueva revista literaria digital donde se me dio la oportunidad de colaborar recientemente. Es un proyecto que me interesó desde el primer momento, puesto que representaba la oportunidad de expresar aquellas cosas que he experimentado al acercarme a ciertas obras desde un punto de vista más “profesional”. El hecho de contar con un editor me sirve para ir puliendo defectos y cuestiones difíciles de mejorar cuando es uno solo el que hace y deshace, revisa y propone.

Recomiendo a todo el mundo que se acerque a la revista, es posible (yo casi diría que es seguro pero quien sabe) que encuentre algo que le guste. No solo en cuanto a las obras de las que se habla, algunas más y otras menos conocidas, sino a los textos que la propia revista (a través de múltiples colaboradores) produce. Dejo el enlace para la revista que está ahora disponible para quien la apetezca echarle un ojo.

Mi colaboración empieza a partir del reciente nº 6 de la revista con un artículo que se titula “La dignidad no se come”. Desde la revista se proponía que escribiésemos sobre literatura trágica (y ahí se dejaba a cada uno libertad en el enfoque). Mi elección fueron dos obras muy diferentes (o no tanto): “El coronel no tiene quien les escriba” de Gabriel García Márquez y “Sopa fría” de Charles Masson. Acompaña a esta presentación dos pequeños extractos para que veáis un poco el enfoque.

“La historia no comenzará en un momento dramático significativo, sino a partir de la contemplación de una acción rutinaria. Nos encontraremos una mañana de octubre, no más triste ni angustiosa que otras, e iremos incorporándonos poco a poco a la rutina de la vida diaria. Como es viernes, habrá que ir a comprobar si la lancha del correo trae carta. Se nos irán rebelando poco a poco datos que nos permitirán adquirir una comprensión general de lo que sucede, de lo que ha sucedido y de lo que sucederá. El narrador omnipotente gestionará esos medios, el resto del rompecabezas lo construiremos y lo guardaremos para nosotros mismos como parte de la experiencia que supone la lectura. Cuando este guía decida que ya hemos leído, y visto y percibido y captado, suficiente será el momento de dejar al coronel continuar con su vida.”

“Presenta un panorama sin víctimas ni culpables o, lo que es más probable, donde todos tienen culpas. ¿Es el vagabundo responsable de su propia suerte, de su adicción al alcohol? ¿Hasta qué punto es responsable el personal sanitario del futuro de sus enfermos más allá de sus enfermedades? ¿Tienen los medios necesarios? ¿Hacen y hacemos todo lo posible? ¿Nos merece la pena, ni siquiera, pensar en ello? La intención es despertar la conciencia colectiva ante problemas que ocurren a la puerta de casa. Realidades cotidianas de personas que han dejado de ser consideradas como tales por sus semejantes.

“Joder, la voy a palmar. Voy a morir como un perro. Vivo como un perro, soy un perro… No le pido mucho a esta vida… Quiero que me consideren más que un perro.”

La dignidad no se come, pero nos recuerda quiénes somos y dónde estamos, se pueden hacer concesiones  pero tiene que haber un límite. Situarlo es un acto tan personal como vivir.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: