El coronel no tiene quien le escriba

“La dignidad no se come.”

“El que espera lo mucho espera lo poco.”

“La ilusión no se come.”

“Sintió que algo había envejecido también en el amor.”

“Nosotros ponemos el hambre para que coman otros.”


Octubre       Esposa          Gallo          Prosperidad          Meticulosidad          Muerte natural            Pésame           Llovizna          Estado de sitio          Octubre          La flora de sus vísceras          Conservar          Angustiosa desazón             Casilla          Censura          Gotera/Desintegración           Excusado          El sueño de las telarañas         Hágala circular          Debemos          Remiendos, retazos         Una libra de maíz          Sacrificio          Sopor          Convicción/Esperanza          Avión/Expectación        Costumbre          Espera          Abogado          Desespera          Ley          Determinación          Documentos          Funcionario          Papel secante          Carta          Cine          Invierno          Vaina          Advertencia/Extenuación          Reloj          Hoja clandestina          Impotencia/Frustración/Apariencia/Orgullo          Les regalo el gallo          Simbología          Don Sabas          Oficina          Azúcar          Preocupación          Inyección/Novecientos pesos          Carta urgente          Mazamorra/Rebajo          Cifra          Rosario          Recursos         Hervir piedras          Estoy hasta la coronilla de resignación y dignidad          Amargura          Aceptación/Alivio          Arrestos          Pesadillas          La cuestión del gallo          Carácter          Ironía y sarcasmo          Dueño          Médico          Rodeos/Negociación          Aprovecharse          Negocio/Arreglo          Ilusión           Ruleta          Diciembre          Siembra          Zapatos          Circo           Barrera          Aturdido          Fuerza           Realidad           Testarudez           Almuerzo           Desconsiderado           Fluyente           Opciones           Angustia            Mierda

Añado el fragmento de la última parte de la adaptación cinematográfica, donde se intenta transmitir la fuerza del final de la novela. Siempre se alega (yo el primero) que las películas no alcanzan el nivel de las novelas que adaptan. En este caso tampoco, pero sí que en la secuencia final Fernando Luján en el papel del desdichado coronel se materializa en la angustia, la resignación, la dignidad, la apariencia, el sufrimiento, el cansancio como no había conseguido en el resto del metraje. Aquellos que estén interesados en acercarse a la novela o la película sin saber el final del camino (más bien el final de esta etapa) que resistan la tentación de pulsar el play.

Anuncios

2 Responses to El coronel no tiene quien le escriba

  1. Pingback: Siskatec

  2. Pingback: “Xiro postal” de Ousmane Sembène « lector bajito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: