“El ángel oculto” de Lorenzo Silva

“Tampoco me he tropezado con mucha gente que remontándose más allá de las limitaciones de su propio origen, es decir, aceptándolas, señalara tan certeramente las limitaciones que su procedencia imponía a otras”

“No podía dejar de interpretar que la novela había sido escrita, en gran medida, para compensar la ausencia  y el destierro, de esa manera tan española que consiste en revolver la sorna con la expresión infiltrada, casi de contrabando, de las heridas del corazón.”

“A pesar de todo, dejé pasar el tiempo hasta que pidieron la cuenta, con la subrepticia esperanza, sospeché después, de que los acontecimientos escaparan a mis designios.”

“Tal vez deberías probar a ser un tipo normal, conseguir un trabajo, y conformarte con lo que cayera, como yo. Hace diez años que me aburro y vivo feliz.”

Es un tema que comienza a ser recurrente y que no viene más que a confirmar lo que ya he expresado aquí anteriormente. Sucede más de lo habitual (tiene que ver inevitablemente con el tipo de obra a la que te aproximas) y la conclusión no es tan evidente como parece. Una vez se conocen las consecuencias las causas son más directas, las interpretaciones a posteriori acostumbran a carecer de calado crítico. La implicación con un libro te hace buscar equivalencias, experiencias o enseñanzas aplicables a la propia situación.

En definitiva, todo se reduce al estado de ánimo, no para valorar la obra en sí misma desde un punto de vista objetivo sino para esa subjetividad necesaria, ese “me gusta” que te hace verla con otros ojos, que te induce a perdonar defectos y magnificar virtudes. Repito que nada tiene que ver esto con un análisis crítico riguroso. Por ello se podría asegurar que acaba comprendiéndose más del lector-receptor que del autor-emisor.

Es esta una novela de intriga, nada que ver con el género negro, por si acaso. Un hombre decide cambiar, dejarlo todo atrás y marchar a New York a seguir con su existencia. No a llevar la misma vida en otro lugar sino realizar una transformación, es una obra organizada en torno a una búsqueda. Lo que no queda claro es qué es lo que busca. El proceso por encima del hecho, el camino antes que el destino.

“El libro reúne en una sola historia una variedad de elementos, algunos peligrosos: la fascinación por esa ciudad disparatada que es Nueva York, la nostalgia de la patria en los exiliados, la perplejidad del viajero. Es un híbrido entre el relato de viajes y el de intriga, con toques de reflexión existencial.” Lorenzo Silva refiriéndose a su propia obra.

Podríamos quedarnos aquí. La obra queda explicada y cualquiera que se haya aproximado a la obra del autor reconocerá ciertas pautas. Personajes como el sargento Bevilacqua (el Guardia Civil que junto a su compañera Chamorro aparece en algunas de sus novelas) o el desgraciado protagonista de “La flaqueza del bolchevique” comparten puntos en común desde el que partir a las aventuras que se les presenten. Una actitud de rechazo o resignación frente a la realidad, incluso de un cierto hastío, no en base a un idealismo ni una utopía sobre las oportunidades no aprovechadas, sino como la vida aplasta los sueños y los cambios de rumbo no son tan sencillos a partir de determinado momento.

A pesar de todo se respira optimismo en todo el conjunto, happy end incluido. La sensación, el regusto que queda es el de un viaje. Un viaje que nunca debería dejar de hacerse. Examinar cada cierto tiempo en que punto estamos para no dejar pasar el tiempo sin ser conscientes de ello. En momentos de encrucijada también hay que ser capaces de tirar, puesto que quedarse quieto es la mejor manera de verse relegado.

Es una relación más comprensible que la de la propia historia, que como opción personal puede captar o no el interés del lector, que pueden gustar o no sus elecciones. Una conexión directa donde el mensaje viaja a través del canal emisor-receptor para cuestionarse (trabajo particular, intransferible, inevitable, necesario, recomendable) los caminos tomados. Y no tanto juzgar las elecciones tomadas sino saber si de verdad las hemos tomado o han sido los acontecimientos los que han seleccionado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: