“La clase” de François Bégaudeau y “La clase” de Laurent Cantet. Entrevista a Isabel Rico

Al respecto de la lectura de La clase de François Bégaudeau y el visionado de la película del mismo nombre de Laurent Cantet (cuyo título original de ambas en su versión original es “Entre les murs”) me surgieron distintas cuestiones que he intentado exponer a una persona relacionada directamente con el sector de la educación, de sus respuestas cada uno sacará sus propias conclusiones.

A continuación se reproducen íntegramente las respuestas de Isabel Rico a las cuestiones que se le plantearon y su esperanzadora conclusión. Quiero manifestar mi profundo agradecimiento por haberse tomado la molestia y por el interés mostrado.

¿Se aceptan propuestas por parte de profesores o alumnos en el ámbito de las relaciones alumno-instituto, alumno-profesor, alumno-evaluación o las directrices válidas proceden de las instituciones?

Educación es una de las competencias que el Estado ha transferido a las Comunidades Autónomas; esto quiere decir que la actual ley de educación (la LOE) ha sido aprobada por el Parlamento, pero que su adaptación a cada Comunidad es independiente (idioma, optativas,…), dentro de unos parámetros. De todas formas, cada instituto, individualmente, organiza la convivencia interna de sus profesores y alumnos; hay organismos internos en los que participan tanto los padres, como los profesores, como los alumnos (Consello Escolar), en los que se tratan temas de convivencia y se toman decisiones consensuadas por los tres grupos, marcando así las relaciones alumno-instituto. Además, a título individual o de grupo se pueden hacer peticiones concretas, que serán tenidas en cuenta o no por cada profesor en primer término, la dirección en segundo o el claustro en caso necesario.

Aun así, en el ámbito de la educación, los profesores se constituyen como los organizadores únicos de su propio aula, con los que las relaciones entre alumno y profesor son muy diferentes, dependiendo de la personalidad del profesor y del grupo. Del mismo modo, los criterios de evaluación son recogidos por el decreto correspondiente al que hay que adaptarse, y de forma más concreta (los exámenes que se hacen, cuánto cuenta cada uno, si se contempla la realización de trabajos, cuánto valdrán en la nota final…) se establece cada principio de curso en consenso por el Departamento Didáctico (conjunto de profesores de una misma materia), pero la libertad de cátedra de un profesor puede hacer variar esas directrices. En este caso las propuestas del alumnado no se tienen en cuenta, en prácticamente ningún caso.

¿Existe una relación de compañerismo entre el profesorado basado en el apoyo y la comprensión ante situaciones conflictivas puntuales o del día a día o la tendencia general es el individualismo (del tipo si no es mi grupo no me implico)?

En este caso es de nuevo difícil hacer una generalización, depende siempre de la personalidad de cada profesor. He de decir, que en base a mi experiencia, suelen abundar los profesores que se ayudan en casos puntuales de conflictividad en una clase, ya que al fin y al cabo es un problema que tiene más de un profesor, que da clase al grupo, hace las guardias, le dio clase o se la dará. El trabajo conjunto del profesorado y el equipo directivo suele ser la mejor solución a ese tipo de problemas.

Compartir experiencias y comentar situaciones en la sala de profesores, tomando café o en reuniones, es también una buena forma de compartir soluciones.

Es verdad que a la hora de hacer otro tipo de iniciativas, salidas culturales, proyectos educativos,… sí que existe un alto porcentaje de “escaqueo”, basado en esa teoría de que como ya tenemos una plaza, ya no es necesario trabajar más; debo añadir que a pesar de eso hay una gran cantidad de profesores que realmente trabajan y viven para sus alumnos.

¿Los padres se relacionan con el instituto a través, únicamente, del tutor de su alumno o tienen diferentes formas de aproximación?

De nuevo no podemos generalizar, pero sí que es cierto que la relación más directa de los padres con el centro es a través de los tutores de sus hijos, quienes se colocan como visagra entre las familias y el centro educativo. No obstante, el centro está abierto a otras vías de relación; todo padre puede acceder a hablar con cualquier profesor concreto (tenemos una hora semanal de tutoría de padres, seamos tutores o no), igual que puede acceder a entrevistas con el equipo directivo. Existen además otros órganos como el Consello Escolar y las ANPAS, mediante los que los padres pueden participar en la vida escolar.

En muchos centros, a título individual y según las iniciativas de profesores y la respuesta de los padres, se hacen clubes de lectura, clases de gimnasia y multitud de actividades en las que el centro y su profesorado abre las puertas a las familias. Añadir que siempre es fundamental el trabajo conjunto con las familias para un mejor funcionamiento del conjunto educativo.

¿Existe implicación personal en la interacción profesores –alumnos? (en las dos direcciones)
Como en los casos anteriores, depende de cada profesor y de cada alumno. Para ser profesor, o un buen profesor por lo menos, se necesita (entre otras muchas cosas) un grado importante de empatía y psicología; hay muchos alumnos con los que nos encontramos, que casi tienen más necesidades psicológico-afectivas que de contenidos. En estos casos el interés y la preocupación del profesorado es fundamental, pero son pocos los medios con los que contamos en estos casos.

Si antes decíamos que la relación con las familias era fundamentalmente por medio del tutor, en este caso depende más de la relación personal o el trato de un profesor concreto que no tiene que ser obligatoriamente su tutor, aunque es cierto que el papel de tutor favorece este tipo de relaciones más personales.

El alumnado tampoco sigue una regla, sino que dependerá de sus necesidades, forma de ser o confianza alcanzada con un profesor determinado.

¿Qué sientes, no que haces, cuando mientras hablas alguno de los alumnos está escribiendo un sms o escuchando música por los auriculares?

En realidad están prohibidos todo tipo de aparatos, desde los móviles, consolas o mp3, con lo que inmediatamente pueden ser confiscados, evitando esa situación. De todas formas sí que es posible que se de el caso de dormitar, hablar, haccer los deberes de otra asignatura… ¿y que se siente? Una auténtica desesperación, además de verlo como una falta de respeto hacia tu esfuerzo y tu trabajo, una desazón y una auténtica impotencia, al no saber qué más hacer para atraer su atención. No se trata de hacer pino y llevar traje de payaso para que ellos se aprendan qué es un Parlamento o los ríos de España, pero a veces parece que eso es lo que se nos pide. Ellos son así, despistados y desinterasados, así que nos toca a nosotros hacer de la clase un circo para atraer su atención y que se diviertan como si estuviesen en el cine… ¿no ponen ellos nada de su parte? ¿no es mi trabajo enseñar y el suyo hacer un poco de esfuerzo por aprender? ¿hay que dárselo todo hecho? ¿qué hay de la cultura del esfuerzo?

En situaciones de debate alumnado-profesor, ¿qué mecanismos utilizas para el control del grupo? ¿Tu reacción ante situaciones de insolencia es de corte en el debate para marcar la autoridad o utilizas otro tipo de solución?
Me gusta mucho hacer debates en clase, es una manera natural e interesante de que se posicionen y argumenten a favor o en contra de algo, aunque no esté directamente relacionado con la materia del día.

El control del grupo se basa en el respeto a la palabra, el turno y las ideas de cada uno, además del conocimiento del grupo, ya que hay algunos con los que ni siquiera es posible intentarlo. Creo que la insolencia o la falta de respeto hay que atajarla de una forma contundente y radical, pero no creo que dejar un debate sea la mejor opción, sino dejar claro que ese tipo de argumentos no son válidos y en todo caso castigar o retirar del debate al alumno insolente o que ha faltado al respeto a alguien o a sus ideas.

En conclusión, que a mi me encanta mi trabajo, que trabajar en educación es difícil (aunque tengamos muchas ventajas, innegablemente), que se nos exige ser profes, psicólogos, padres, educadores, payasos, consultores… Que hay momentos en los que se pasa mal, te preocupas, te sientes impotente y te llevas el trabajo a casa, … pero que a mi me compensa, eso lo tengo claro.

Isabel Rico Oriola es profesora del IES Alvaro Cunqueiro

Anuncios

One Response to “La clase” de François Bégaudeau y “La clase” de Laurent Cantet. Entrevista a Isabel Rico

  1. Queridos amigos: Os invito a compartir un vídeo, que fue filmado en mi intervención en el encuentro de educadores que tuvo lugar en Barcelona, con motivo de los talleres dirigidos por Noemi Paymal sobre Pedagogía 3000. Su título es “Educar más allá de las creencias: liberando al corazón”. A ver qué os parece…
    La dirección para acceder a él es: 

      Felices encuentros. Un cordial abrazo
                                          Carlos González
     P.D  Temática del vídeo:
    ¿Cómo puede un maestro empoderar a sus alumnos? O lo que es lo mismo:
    ¿Dónde está nuestro poder para cambiar las cosas que no nos gustan, para cumplir nuestros sueños….? ¿Por qué no podemos aplicar todo lo que hemos aprendido en seminarios y talleres? ¿Qué nos impide como educadores enseñar de otra manera? ¿Qué pasa con nuestro valor…? ¿A qué tememos y por qué…?
    No existe la cobardía, sino los obstáculos al valor
    Esos obstáculos están en nuestras creencias, muchas veces invisibles para nosotros mismos. Reconocerlas y saber jugar con ellas es la clave para ceder el poder al corazón, y conseguir el empoderamiento de nuestros alumnos o hijos.
    Para más información:
     ladanzadelavida12.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: